Interpretación de los sueños

Oración penitencial a Jesucristo: las reglas de la lectura.

Pin
Send
Share
Send
Send


Aconsejo a todas las personas que constantemente se arrepientan ante el Señor por sus obras. Esto ayudará a limpiar el alma y expiar sus pecados. Hoy les diré qué tipo de oración penitencial debe ofrecer Jesucristo y cómo leerla correctamente.

La oración penitencial: significado e importancia.

El hombre es pecador por naturaleza. Como saben, Adán y Eva, que son los progenitores de toda la humanidad, han cometido un pecado mortal. Rompieron la prohibición del Señor y probaron el fruto del árbol de la vida. Por supuesto, hay una mención en la Biblia de que la caída se debió a las tentaciones enviadas por el mismo diablo. Sin embargo, es extremadamente importante entender que los habitantes del paraíso cometieron este pecado por su propia cuenta, nadie los obligó a hacerlo. Por eso fue elegido para ellos un castigo tan cruel pero justo.

La mención de esto no es en absoluto accidental. Después de todo, hoy en día muchas personas no solo asisten a la iglesia. Rara vez ofrecen oraciones al Altísimo. Pero los sacerdotes creen que el mayor problema es que los cristianos se han olvidado completamente de las oraciones de penitencia.

La oración de arrepentimiento es ofrecida a Jesucristo. Tal elección no es accidental. Si recordamos los momentos en que el hijo de Dios caminó sobre esta tierra pecaminosa, entonces queda claro por qué fue él quien ofreció tales oraciones. Después de todo, su primer sermón fue un llamado al arrepentimiento.

Se cree que al ofrecer una oración de arrepentimiento, una persona se libra de su pecado. Es por esta razón que algunas personas hacen un mal uso de esto, creyendo que todos los pecados después de leer la oración simplemente serán borrados. Por supuesto, este no es el caso, ya que una persona necesita no solo darse cuenta de su pecado, hablar de él, sino también tratar de redimirlo con palabras y hechos. Solo de esta manera puede un pecador quitar el estigma de su alma.

Los sacerdotes notan otra circunstancia importante. Por alguna razón, se cree que los pecadores deben arrepentirse de los pecados exclusivamente. Los cristianos justos prefieren no ofrecer tales oraciones, considerándose un modelo de adoración al Señor y la pureza del alma. Sin embargo, esto se puede argumentar.

En la Biblia hay notas en las que se dice que el hijo del Altísimo prestó más atención a las prostitutas y recaudadores de impuestos. Al mismo tiempo, prefería no tener prácticamente ningún negocio con aquellos que se llamaban a sí mismos justos. En esos años, todos los cristianos se consideraban como tales, que obedecían estrictamente la ley de Moisés y caminaban por las calles con libros, fariseos.

De hecho, esto sucedió. Pero, en la opinión de los justos mismos, el Señor los ignoró, salvando las almas de aquellos que no son para nada dignos. Sin embargo, hay otra explicación. Los justos, que se consideraban piadosos y se negaban categóricamente a arrepentirse, estaban dominados por el orgullo. Y ella, como saben, es uno de los pecados más odiados de Dios. Es por eso que su hijo prefirió salvar las almas de las personas que pudieron darse cuenta a tiempo de que eran pecadores y pidió misericordia del cielo.

Por qué necesitas pedir perdón

Independientemente de si una persona se considera pecadora o no, debe orar al Señor para que lo perdone. Y hay varias razones importantes:

  • La necesidad de curar heridas espirituales. Incluso bajo la condición de que una persona siga estrictamente todos los mandamientos, su alma nunca podrá descansar. Al tratar de convertirse en una persona justa, un cristiano puede suprimir esos deseos e impulsos básicos que pueden convertirlo en un pecador. Sin embargo, esto deja una marca en su alma. Debido a esto, está cubierto de úlceras. Para evitar que esto suceda, uno debe orar pidiendo misericordia;
  • Pidiendo misericordia para todas las personas. Toda persona justa sabe que necesitas orar no solo por ti mismo, sino también por otras personas. Después de todo, no debemos olvidar que cada persona lleva la cruz por el pecado cometido por los progenitores Adán y Eva. Y así todas las personas están condenadas a sufrir. El deseo de debilitar la carga de alguien debe ser inherente a absolutamente todos los cristianos que están verdaderamente dedicados al Señor.

Por separado, es necesario mencionar la frecuencia de la ascensión de tales oraciones. Por alguna razón, la gente piensa que tales oraciones deben leerse solo después de cometer un pecado. Y este es un error común. La oración de arrepentimiento a Jesucristo debe ofrecerse todos los días. Solo entonces puede una persona estar segura de que su pecado, que ni siquiera pudo notar, fue perdonado.

Reflexionando sobre por qué algunas personas se consideran justas, para quienes no hay pecado, vale la pena mencionar un detalle importante. La palabra "pecado" de la gente solía entender crímenes muy serios. Por ejemplo, asesinato o adulterio.

Fue justo cuando olvidaron por completo que algunas de las emociones que una persona puede experimentar son pecadores. Por ejemplo, la ira y la envidia. Por solo un segundo, un cristiano podría pensar que la vida de alguien era mejor, porque esta persona era mucho más afortunada. Esta es la envidia negra. Por supuesto, el cristiano inmediatamente trató de recomponerse y ahuyentar estos pensamientos. Sin embargo, uno no puede negar el hecho de que este pensamiento todavía visitó su cabeza. Por lo tanto, cometió un pecado.

Arrepentimiento y confesión: ¿cuál es la diferencia?

Seguramente, incluso las personas alejadas de la iglesia y la fe están bien conscientes de lo que es la confesión. En este caso, es más bien el mérito del cine. En muchas películas se puede ver la escena cuando un hombre viene a la iglesia, lo llevan a una cabina dividida en dos y comienza a contarle al sacerdote los pecados que había cometido antes. En general, la descripción del proceso es correcta, pero muy superficial.

La película, por supuesto, no hablará sobre el hecho de que no puedes simplemente venir a la iglesia y confesar. Es necesario resistir el ayuno primero, leer ciertas oraciones. Y solo después de eso, puedes ir a la iglesia y pedirle al guía espiritual que realice la Santa Cena.

Hasta ahora, la iluminación de las masas sigue siendo demasiado pequeña, por lo que algunas personas ni siquiera saben la diferencia entre el arrepentimiento y la confesión. Aunque las diferencias entre ellos siguen ahí, y son significativas:

  • El arrepentimiento es una realización del pecado; en otras palabras, para recibir la misericordia del Señor y su perdón, la persona primero debe darse cuenta claramente que ha cometido un pecado. Después de esto, el cristiano debe arrepentirse sinceramente de su acción, que no es justa;
  • Puedes arrepentirte sin ninguna preparación, este ritual es muy personal. Para arrepentirse de los pecados ante el Señor, una persona solo necesita ofrecer una oración;
  • solo un sacerdote puede tener una confesión: si una persona puede arrepentirse, no hay confesión. Esto se puede hacer dentro de los muros de la iglesia y sujeto a cierto entrenamiento.

Preste atención al último elemento de la lista. Dice que solo se puede confesar en la iglesia. Sin embargo, en algunos casos, las excepciones son posibles. Por ejemplo, si la salud no permite que una persona venga al templo de Dios. Todos son conscientes de la antigua tradición, que ahora está casi olvidada. En tiempos más antiguos, cuando la fe de las personas era más fuerte, al estar en su lecho de muerte, un cristiano necesariamente se hacía llamar sacerdote para realizar el sacramento de la confesión.

Tal deseo de arrepentirse antes de la muerte fue explicado de manera muy simple. El hecho es que una persona que pecó durante su vida y no tuvo tiempo de arrepentirse antes de morir, podría ir al infierno. Por supuesto, todo dependía de la severidad del pecado cometido. Sin embargo, el clero convenció diligentemente al rebaño de que la confesión antes de la muerte era sagrada.

¿Cómo leer la oración de arrepentimiento?

Como fue escrito anteriormente, la confesión es un misterio sagrado. Por lo tanto, no es difícil adivinar que se lleva a cabo de acuerdo con ciertas reglas. Y dado que el arrepentimiento es un "procedimiento más simple", la iglesia no impone ningún requisito especial a este proceso. Basta que una persona esté en soledad. Antes de ofrecer una oración, es imperativo deshacerse de pensamientos innecesarios y tratar de sintonizar de la manera correcta. Es mejor estar en la habitación en la que hay una esquina roja. En esta esquina, los creyentes usualmente tienen íconos que representan a los santos. Pero si no había tal habitación en la casa, no importa.

Al leer una oración, debes tratar de comprender su significado, de sentir cada palabra. Esto será más fácil si el ritmo de lectura no es demasiado rápido. Gritar las palabras de la oración tampoco es necesario. Recomienda leerlo en un susurro o incluso a ti mismo. Después de todo, esta es una conversación con el Señor, que solo Él debería escuchar.

Tenga en cuenta que el canto de las palabras de la oración tampoco es necesario. Los cánones no lo requieren. Porque tales oraciones deben ser leídas. Cantar aquí es completamente inapropiado.

Conclusión

  1. No hay personas sin pecado, por lo que cada cristiano debe arrepentirse regularmente de sus pecados.
  2. La oración de arrepentimiento debe ofrecerse todos los días.
  3. No confundas arrepentimiento y confesión. La confesión es un misterio de absolución, y el arrepentimiento es solo una forma de mostrar al Señor que una persona ha podido darse cuenta de su pecado.
  4. La oración de arrepentimiento debe dirigirse a Jesucristo, ya que fue él quien primero recordó a las personas la cercanía del día del juicio final y pidió el arrepentimiento.

Pin
Send
Share
Send
Send